Los líderes se han convertido en un negocio. Las escuelas ofertan cursos de liderazgo y seminarios de aprendizaje. Revistas y periódicos publican listas, se escriben libros, las empresas lanzan programas para identificarlos y formarlos.

Pocas veces una palabra se ha usado tanto y con tan poco acierto. ¿Estamos confundidos?.

Porque ¿qué es un líder?, ¿cómo y cuándo se manifiesta?, ¿quién necesita líderes? y si las hay, ¿cuáles son las características comunes a los líderes?.

Los hombres podemos simplificar y condensar conceptos complejos, grupos de ideas, sentimientos, creencias…en símbolos y en estereotipos: una bandera, un héroe, una paloma…. Un líder es un estereotipo.

Vamos a profundizar:

Los líderes han de saber formar equipo y sacar lo mejor de él, conducirle en la tribulación y además….(poned aquí todos los atributos que conforman el estereotipo que os han ayudado a crear vuestra escuela de negocios, lecturas, primos, etc).

Los líderes van unidos al contexto en el cual surgen, esto es lo que tienen en común. Un líder se manifiesta en situaciones concretas y excepcionales: un conflicto, una crisis, un cambio radical. Situaciones de desconcierto que les hace imprescindibles.

Los líderes son identificados por aquellos a quienes enseñan el camino.

Algunos ejemplos históricos nos muestran distintas formas de liderar: Alejandro Magno, Julio César, Fernando I, Hernán Cortés, Blas de Lezo, Winston Churchill, Henry Ford….

Pensemos ahora en nuestras empresas del siglo 21. Empresas con sistemas de gestión estandarizados, con procesos y responsabilidades claras y explícitas, protocolos comunes que les permiten operar en distintos mercados, cumplir requisitos y reglamentaciones, estar conectados al mundo virtual, entenderse con proveedores y clientes…  Necesitamos jefes profesionales, capaces de mejorar nuestros sistemas, engrasadores de la maquinaria para que funcione cada vez mejor, mantenedores de las condiciones favorables para que podamos desarrollar nuestro trabajo en equipo y sin desmotivarnos. ¿Coinciden estos jefes con nuestra idea de líder?

Cuando las empresas consistían en enrolar una tripulación e ir a comerciar a mares desconocidos o reclutar un equipo de colonizadores y adentrarse por tierras inexploradas necesitábamos líderes, ahora puede que los añoremos pero, ¿los necesitamos?.

Si queréis alimentar a la industria y profundizar en el tema os recomiendo: “Leadership BS” de Jeffrey Pfeffer, “Leadership: Essential Writings by Our Greatest Thinkers” de Elisabeth Samet y “The end of leadership” de Barbara Kellerman y por supuesto “El príncipe” de Nicolás Maquiavelo.

 

Esta entrada pertenece a una serie sobre «cambios y transformaciones culturales en las empresas». Podrás encontrar las intenciones de esta serie en Cambios y transformaciones Lean