He recibido algunas consultas con respecto a la entrada titulada «Las tres fábricas» que me parecen interesantes exponer aquí. Me preguntan si las evoluciones de las fábricas (dos que no han parado de crecer y otra que no ha parado de menguar) pueden deberse a sus culturas de empresa y más concretamente a la actuación de sus direcciones que parecerían en unos casos más “profesionales” que en otro.

Sería muy aventurado dar una respuesta. Necesitaría más datos. No soy economista (es casi una broma).

Por un lado sabemos por distintos estudios (si alguien está interesado le puedo buscar bibliografía) que el éxito o fracaso de una empresa depende en un 70% de causas ajenas a la dirección de la misma (siempre hablando de empresas con organizaciones y culturas en la media de su sector y con una dirección profesional).

Luego si las direcciones de las empresas son profesionales hay un 70% de probabilidades de que la evolución dispar no sea responsabilidad de las direcciones.

Por otro lado cuando ves que todos los coches te vienen de frente y que se apartan al verte ¿no te preguntarías si vas en el sentido correcto?. Es lo que parece haberse preguntado la dirección que tiene la fábrica prudente.

Hoy las empresas más competitivas tienen sistemas de organización y operación diaria basados en el pensamiento Lean. Esto les ha permitido pasar de una época en la que el día a día les arrollaba y no podían dominar y controlar plazos, costes y calidad a otra en el que el funcionamiento de la compañía está bajo control y mejora día a día.

Si estamos ante un problema organizativo y cultural y la dirección efectiva no ha cambiado durante lustros, esta dirección tiene una clara responsabilidad.

¿Cómo es posible que unas direcciones como las de las empresas de la fábrica creciente y de la fábrica prudente, que no han parado de crecer en los últimos años, se cuestionen su modelo organizativo y no se lo cuestione la dirección de la empresa de la fábrica menguante?

Las razones de la actuación de la dirección de la empresa de la fábrica menguante pueden ser variadas:

-Desconocimiento industrial.

-Incompetencia.

-Miedo al cambio.

-La situación les conviene como un medio para conseguir otros fines (desafortunadamente en el mundo de la empresa para muchos directivos el fin justifica los medios), por ejemplo como forma de presión, justificación ante un cierre, etc.

-Desidia.

-Una mezcla de las anteriores.

Captura de pantalla 2016-04-11 a las 17.50.40

Esta entrada pertenece a una serie sobre «cambios y transformaciones culturales en las empresas». Podrás encontrar las intenciones de esta serie en Cambios y transformaciones Lean